Desde el final, hasta lo que sigue.

Preguntaos...    Submit   Humano - Mx - Soñador

ian-doger:

Gandalf the Grey and Radagast the Brown

ian-doger:

Gandalf the Grey and Radagast the Brown

— hace 1 día con 21779 notas
Segunda cita.

I

Hola. No sé, si me da gusto o tristeza nuestro encuentro, por que es posible, al menos un poco, que después de esto, yo no vuelva a ser el mismo, eso es lo de menos, el detalle reside en que tú, tal vez, seas distinto después de ahora, ya que cabe la posibilidad de que cuando nos despidamos, tú no seas más como eres en este momento, eso tampoco es muy relevante del todo. El universo siempre cambia, lo importante será que ese cambio sea el adecuado.

Primero que nada, cuando todo comenzó, esto era muy distinto, yo era otro y el mundo también. O tal vez ya era así y yo no lo sabía, como sea. Era diferente. No podría decir si mejor o peor, pero era, que ya es algo. Hace unos tres años atrás, era el verano más caluroso que había vivido en toda mi vida, al menos hasta ese momento, los días estaban que ardían, los chicles pegados en las banquetas se derretían como hielo sobre agua. Hacia mucho calor. Sin embargo el clima era tan inconsistente que, podías jurar que todo el día sería un infierno y justo al comenzar el atardecer caía una lluvia tremenda, capaz de arruinar una cita. Al menos eso paso un sábado, tenía el plan perfecto. Bueno, no del todo perfecto, pero me parecía una buena idea ir a caminar un poco a un parque para el atardecer, comer un helado y sentarnos un rato en un pasto a platicar de tonterías, de esas que se dicen a millones cuando un par de desconocidos intentan caerse bien. Cuando te estas enamorando.

En fin, la lluvia lo arruino todo, si de por sí la película que decidimos ver en el cine no fue realmente muy buena, era una donde actuaba este sujeto que es muy buen actor pero de un tiempo para acá había participado en películas malísimas, incluso en algunas infantiles. Creo que fue a partir de esa película en la que la hizo de bombero en el 9/11. Como sea, en el cine no nos fue muy bien, a excepción de que ambos pedimos varias cosas en la dulcería y apenas las tocamos en toda la función, no sé si fue por pena o por nervios. Yo soy de los que siempre se comen la mitad de las palomitas antes de que inicie la película, y pueden llevar un refresco, nachos y hot-dog y aún así, al salir tendré ganas de pasar por un helado. Como decía, la película fue mala, no nos comimos casi nada de lo que compramos en la dulcería, pero hubo algo lindo. Hubo un momento, de esos aburridísimos en la película, en los que ambos estábamos morando a todos lados, menos a la codera que nos separaba, yo tenía mi mano ahí y ella estiro su mano y apenas la toco, la retiro enseguida y se sonrojo. Apenas podía ver su rostro en la oscuridad de la sala, pero por suerte fue en una escena con mucha luz. Yo le sonreí ingenuamente, y en seguida me sentí como un idiota, ¿Cómo pude haberle sonreído y ya? Debí tomar su mano o algo. Pero jamás he sido muy galán.

Salimos de la función y en seguida se inicio a nublar el cielo, aún era muy temprano para despedirnos, y por la mala película y mi pésima reacción ante su mano, tenía que hacer algo para que esa cita no saliera mal. Era ya nuestra segunda cita, la primera vez también me había equivocado muchísimo, no quería que pasara de nuevo lo mismo. Así que actué de manera positiva, aunque esa manera en que se nublo el cielo, tan rápido y denso, sólo podía anunciar un buen aguacero. Entonces tenía de dos, o le decía que la acompañaba a su casa o la llevaba a otro lugar, por obvias razones ya no podría ser al parque, así que miré en dirección a todos los cafés que había alrededor y todos se veían llenos, pensé en decirle que fuéramos a una segunda función pero eso habría sido estupidísimo, entonces, mientras hablábamos de los malos papeles que interpretaba últimamente Nicolás Cage. -Ah él era del que hablaba al principio.- Llegamos a la salida de la plaza y me miro con cada de ¿qué sigue?

-¿Quieres un café? –le dije- podemos ir por uno.

-No gracias, yo creo que ya mejor me iré –respondió- ves que vivo un poco lejos.

-No, espera. Aún es temprano.

-Es que tengo que trasbordar.

-¿te puedo acompañar? –no sé por que dije eso, ciertamente me sentía en deuda con ella, pero no quería ir a su casa, no en nuestra segunda cita-.

-No es necesario, está lejos.

Aunque aún no éramos nada de nada, tenía algo interés en ella, no era muy guapa, tampoco era fea, digamos que era linda, pero no era por eso que me atraía, era otra cosa. Aún así, en ese momento estaba echándose a perder nuestra segunda cita y no quería quedar tan mal, temía que fuese la ultima y después que la invitara a salir me dijera que no puede o cosas así. A todos mis amigos les llego a pasar eso, salían con una chica un par de veces y no volvían a verlas. Eso no me pasaría a mí.

-Dices que trasbordas ¿en donde? –le dije-.

-Justo al final de el boulevard, ahí pasa mi camión.

-Pues vamos, y de ahí me voy a mi casa ¿Qué te parece?

-bueno –me dijo y me sonrió en seguida-.

Creo que ese día iba más linda, no era de esas chicas que se arreglaran mucho, de hecho no lo hacía, pero ese día se peino de modo distinto y se veía bien. Sin duda alguna, yo le interesaba, si no quería que la acompañara a su casa, seguro era por que llevábamos poco tiempo de conocernos, y sus padres tal vez la interrogarían, era eso. Justo iba a detener un taxi cuando me dijo

-espera, vayamos en camión. -Yo volteé a verla con un gesto de extrañado ¿Qué chica prefiere viajar en camión que en taxi? Pensé- así pasamos un rato más juntos ¿o tienes que irte? –me dijo-.

-No, esta bien. Entonces caminemos hasta la parada de camiones. –le sonreí-.

Caminamos un par de cuadras hablando de lo loco que estaba el clima, del poco respeto que tienen algunos automovilistas por el peatón y de esas pobres chicas que ese día habían salido a la calle en vestido o falda y que seguro se empaparían con la lluvia. Intentando evitar mojarnos y huyendo de los charcos en las banquetas. Tenía buena platica, se interesaba en lo que yo le decía y me contestaba con cosas interesantes también. Llego el camión y lo abordamos, desde la ventanilla del camión vimos unas cuantas personas mojándose, un accidente no muy aparatoso y cientos de aves en los arboles que adornaban la avenida. Llego la hora de bajarnos del camión. Jamás he sabido que es lo más correcto de hacer cuando vas a bajar de un camión en compañía de una mujer, si debes de dejar que baje primero ella o si debe bajar primero uno, baje primero yo y voltee como si la recibiera, aunque obviamente no puse mi mano para que la tomara, habría creído que era un cretino, sólo le sonreí. En lo que estábamos ahí, pasó un auto a toda velocidad y nos empapo a ambos, no demasiado, pero sí lo suficiente como para que me entrara un poco de agua de charco a la boca. A mí me choca que me mojen la ropa en cualquier circunstancia, pero el agua en mi boca, aunque fue poca, me molesto demasiado. Seguramente en otro momento me habría puesto furico, pero verla reír me cambió el panorama. Se reía de nuestra desgracia como si hubiese sido la cosa más cómica del mundo, pero lo hacia de una manera tan natural, que contagiaba. Yo sólo pude reír también y tratar de imaginar que de alguna forma, esa risa podría haber sido un punto positivo mara mí. Caminamos hasta donde se detenían los camiones.

-Bueno ¿crees que podamos salir de nuevo? –le dije. Eran vacaciones y no tendría ya el pretexto de las clases para verla-

-Yo creo que sí, bueno si no te enfermas con el trago de agua de hoy. –lo dijo riéndose un poco-

-¿entonces sí? –le pregunte-.

-pues sí, tú sólo dime cuando.

-no sé, pero te mando un mensaje al celular ¿sí?

-sale.

Mientras eso llegó su camión y subió, yo me quede como un tonto parado ahí bajo el rastro de lluvia, sonriéndole a ella, moviendo mi mano en señal de despedida. Su camión arranco y cruce la calle por el puente para ir rumbo a mi casa.

(…)

— hace 3 días
#cuento 

svdp:

Here’s a brilliant concept by artist Harvezt who imagines what the reverse side of the some of the most iconic album covers would look like. In his series titled “The Dark Side of the Covers” ,Harvezt tackles everything from Nirvana, Beetles, Bowie, to Dr. Dre. Check out the full series HERE

(vía remediosthebeauty)

— hace 5 días con 7949 notas

Tú eres peligrosa, ¿qué más da? 

— hace 6 días